• Caminando Hacia la Paz

24 Aniversario del martirio de monseñor Juan Gerardi


 

Para las personas que defienden derechos humanos y se esfuerzan por construir paz desde el piso firme que generan la verdad y la justicia, el 24 Aniversario del martirio de monseñor Juan Gerardi Conedera se levanta como un recordatorio, una luz serena, un llamado a no desistir.


El pasado 26 de abril, nuestros hermanos y hermanas guatemaltecas recordaron un episodio doloroso y que en su momento mostró cuán frágil seguía siendo el Acuerdo de Paz Firme y Duradera que ese país centroamericano recién había firmado poco más de un año atrás, el 29 de diciembre de 1996. Con ese acto se daba fin a un enfrentamiento armado interno que enlutó a las familias del país por 36 años.


Durante esos años, monseñor Gerardi se caracterizó por caminar al lado del pueblo de Dios, apoyando persistentemente a los más desprotegidos. Cuando se intensificaban los esfuerzos de paz, asumió el liderazgo del proceso que llevaría a la producción del informe Guatemala: nunca más, en el cual la Iglesia católica recopiló el testimonio de millares de víctimas de las violaciones a los derechos humanos ocurridas durante el conflicto. La obra de cuatro tomos fue presentada el 24 de abril de 1998.


Desde su legado y su aporte Gerardi supo enseñarnos, con humildad, trabajo firme y tesonero en favor de las víctimas, en qué medida el conocimiento de la verdad histórica y la capacidad de escuchar el dolor de los demás son asideros indispensables para construir cimientos firmes para la paz. Desde su magisterio y su apostolado fiel, Gerardi sigue presente en nuestros corazones.


Hoy se recuerda a este pastor como un constructor de paz. A través de la Oficina de los Derechos Humanos del Arzobispado (ODHAG), la herencia construida por monseñor Gerardi sigue siendo un ejemplo del compromiso de la Iglesia que pervive en el corazón del pueblo de Dios.

 

La fotografía de la portada de este artículo es un detalle del mural “Misa de los Mártires”,

realizado por Alessandra Vecci y Máximo Curruchich, exhibido en la parroquia

San Sebastián, de la Ciudad de Guatemala.

 

25 visualizaciones0 comentarios