Familias Dignas portada web.png
Intro Familias Dignas.png

Familias Dignas

Metodología para fortalecer modelos parentales positivos

 

La familia es vital para construir paz: es la base de cualquier sociedad, el pilar de toda comunidad, la columna que sostiene a cada ser humano… 


Es el entorno protector y formativo por excelencia; el ámbito donde nos relacionamos por primera vez con otras personas y donde desarrollamos nuestro carácter social o gregario.  El núcleo donde empezamos a aprender a construir y mantener relaciones interpersonales positivas y sanas, dado que lo que se edifica desde las primeras etapas en el ciclo de vida, es el cimiento básico sobre el cual se coloca el edificio de la identidad, de la emocionalidad, la personalidad, los valores, los hábitos más elementales y la cultura.  


Así pues, considerando que la calidad de las relaciones interpersonales familiares incide directamente en el desarrollo humano integral, surgió Familias Dignas, una propuesta de CRS en América Latina y el Caribe para defender e impulsar la aprehensión y la vivencia de modelos parentales positivos que impacten, a su vez, en el bienestar familiar y comunitario. Ello, mediante un proceso integral de formación y desarrollo humano de los integrantes de los núcleos familiares, especialmente padres, madres, cuidadores y cuidadoras, para llevarlos a reconocer y ejercer su rol con más eficacia, justicia y equidad, contribuyendo a afianzar la paz y la cohesión social.

 

“Familias Dignas propone una forma de trabajar con familias en comunidades, desde una perspectiva de educación de adultos, experiencial, privilegiando las vivencias y no la acumulación de información o conocimientos. También, una forma de integrar a los hombres en procesos participativos de familia, haciéndoles conscientes de la importancia de su involucramiento en tareas tradicionalmente asumidas por las mujeres, para modificar patrones de masculinidad tóxica y hegemónica”. 
Isabel Aguilar Umaña, CRS.

Datos generales

Participantes

  • Padres, madres, cuidadores y cuidadoras de familias de diversos tipos que viven en comunidades tanto urbanas como rurales. 

  • En algunas actividades, hijos e hijas adolescentes de quienes participan en las sesiones destinadas a adultos(as).

 

Países en los que se ha desarrollado

Guatemala, pero dados los buenos resultados obtenidos, se contempla poner en práctica la metodología en otros países en el futuro cercano.

 

Para aplicar en contextos

Ámbitos comunitarios diversos: los grupos que participan suelen ser heterogéneos desde el punto de vista cultural, religioso, etario, étnico, de género o procedencia geográfica, entre otros. 

 

Año de creación

2018 (versión original), 2020 (versión actualizada).

 

Entidad que la impulsa

Catholic Relief Services – CRS

 

Autor(a/es)

Isabel Aguilar Umaña, con base en la propuesta inicial diseñada por Flor Muñoz

 

Objetivo de Desarrollo Sostenible al que aporta

La metodología contribuye al logro de varios objetivos. Entre ellos, el ODS 5 que busca lograr la igualdad de género. También, al ODS 16 en sus metas: Reducir significativamente todas las formas de violencia y las correspondientes tasas de mortalidad en todo el mundo; Poner fin al maltrato, la explotación, la trata y todas las formas de violencia y tortura contra los niños; Garantizar la adopción en todos los niveles de decisiones inclusivas, participativas y representativas que respondan a las necesidades.

PUNTO DE PARTIDA

Necesidad 

En diversos tipos de programas y proyectos de construcción de paz o, incluso, con otros propósitos sociales (fomento de la seguridad alimentaria, mejoramiento de cadenas de valor, atención de emergencias, de higiene y cuidado, de salud o nutrición, por ejemplo), es común apreciar la necesidad de trabajar con unidades familiares para facilitar los procesos de cambio, pues si en estas hay cohesión y relaciones equitativas y sanas, los objetivos se hacen más fáciles de conseguir y los resultados tienen mayor perdurabilidad y sostenibilidad.  Asimismo, en programas de prevención de violencia asociada con jóvenes, es importante fortalecer las habilidades parentales de las familias, pues estas son clave para evitar que los hijos e hijas (particularmente las y los adolescentes) adopten conductas de riesgo.

Por otra parte, en diversos ámbitos y comunidades se hace ineludible fortalecer a los diversos tipos de familia para afrontar problemáticas que se pueden encontrar en ellas, tales como actitudes androcentristas y patriarcales; la negación a asumir las responsabilidades que encara la paternidad o la maternidad; los altos niveles de violencia intrafamiliar; el endosar a los miembros de sexo femenino las tareas del hogar y de la crianza de los hijos; la disfuncionalidad en la relaciones … Estos y otros son retos que se deben superar en la actualidad en muchas regiones del mundo, para construir y consolidar una cultura de paz desde el mismo seno del hogar, dado que este es la base primigenia de cualquier sociedad.

Respuesta

Para atender las realidades extremas encontradas en las familias participantes en los programas y proyectos de CRS, y ante la premura de trabajar los aspectos formativos de forma integrada, surgió Familias Dignas, una metodología denominada así para reconocer que todos los tipos de unidades familiares (monoparentales, extendidas, tradicionales o no convencionales) son dignas, merecen respeto y no discriminación, y  pueden participar en los procesos. 


En 2018, comenzó en Guatemala como proyecto piloto; en 2020 se consolidó como metodología; desde entonces, se utiliza  con diversos tipos de familias para lograr en ellas una cohesión social horizontal, sin la cual se dificulta la cohesión social vertical necesaria para lograr el bienestar colectivo y la paz.

metod FD.png

La metodología se basa en los principios de construcción de paz y justicia social de CRS como entidad impulsora: Reconocimiento de la Santidad y dignidad de toda persona; de todos sus derechos y deberes básicos que  se derivan de nuestra dignidad humana; de la naturaleza social de la humanidad y de la necesidad del bien común, para que todos y todas tengamos oportunidad de crecer y desarrollarnos plenamente. También, subsidiariedad, solidaridad, opción por los pobres y fiel administración de los recursos.

 

Valores

La metodología promueve cuatro valores primordiales que influyen directamente en la forma de relacionamiento y comunicación, con impacto en el bienestar y la paz, tanto de la familia como de las comunidades: 

 

La meta

Fortalecer los entornos familiares y modelos parentales positivos y receptivos, con relaciones interpersonales justas y equitativas, donde sus miembros gocen de posibilidades para potenciar sus funciones de socialización, cuidado y protección, resiliencia y promoción, favoreciendo así que las niñas, niños, adolescentes y jóvenes florezcan y desplieguen todo su potencial. 

Los objetivos

  • Propiciar que padres y madres asuman equitativa y solidariamente todas las tareas relacionadas con la crianza de sus hijos e hijas.

  • Fortalecer en padres, madres, cuidadores y cuidadoras, sus capacidades parentales de cuidado integral y de apoyo asertivo a los hijos, hijas y miembros de la familia más vulnerables.

  • Mejorar las dinámicas de comunicación y toma de decisiones al interior de las familias, logrando que sean procesos justos y equitativos.

Familias Dignas reconoce la dignidad de todos los tipos de familias, considerando que estas se aglutinan no necesariamente por lazos sanguíneos y modelos tradicionales, sino por dimensiones afectivas que impulsan a sus miembros a alcanzar objetivos comunes 

implementacion FD.png

Familias Dignas propone un currículo de formación humana conformado por catorce sesiones para alcanzar la meta y los objetivos mencionados, las cuales deben ser realizadas en días y horarios que se acomoden a la disponibilidad de los miembros de las familias. La idea es que puedan implementarse de manera semanal y que el tiempo entre sesiones no sea mayor a dos semanas.


Las sesiones deben trabajarse de forma presencial, preferiblemente, con grupos de participantes conformados por un máximo de 30 personas. Además, pueden aplicarse en conjunto o por separado en distintos proyectos, ámbitos y procesos.

Cada encuentro tiene una duración de dos horas y media, con excepción de la cuarta, la cual propone al final una evaluación que permita que las y los participantes aporten consideraciones e ideas para mejorar el proceso, motivo por el cual dura tres horas. En la décimo segunda, además, se pueden invitar hijos e hijas adolescentes, si existe la necesidad de que el grupo trabaje con ellos y ellas, propiciando las condiciones para ello.

 

a. Formadores y formadoras

Es necesario que quienes orienten las reuniones compartan los valores de Familias Dignas y pasen por un proceso de sensibilización y formación previa, de dos días aproximadamente, para comprender y aplicar la metodología; aprender a brindar un acompañamiento asertivo  y entender el modelo de educación de adultos ERCA (Experiencia, Reflexión, Conceptualización, Aplicación), el cual es la base del diseño y la definición de las actividades y recursos que se emplean y privilegian.  También, para que aprendan a motivar la participación de los hombres y los cuidadores, debido que a que en culturas machistas, por la presión social en torno a los roles hegemónicos de género, son más reticentes a cuestionarse sobre su rol en la familia y a formar parte en actividades relacionadas con ella.

 

Se recomienda trabajar con apoyo de facilitadores y facilitadoras locales, para desarrollar las sesiones formativas en las lenguas locales. Algunos deben ser hombres, para ejemplificar el rol formativo y participativo de los miembros de género masculino en los procesos de familia.

b. Estrategias

Los encuentros, que siguen el proceso ERCA, aunque no de manera secuencial y rígida, se estructuran siguiendo los siguientes pasos:

Así, poco a poco se lleva a crear lazos de confianza y equidad, a evocar experiencias previas, a buscar su relación con nuevos conceptos mediante la reflexión y la aplicación de ellos, y al establecimiento de tareas prácticas que se registran en un “Diario de la Familia Digna” para contribuir a afianzar algunos de los contenidos y aprendizajes que ayudarán a alcanzar los propósitos de cada sesión. 


En el transcurso de las sesiones se utilizan con frecuencia técnicas o tipos de dinámica, tales como la visualización guiada, el sociodrama, el uso de objetos parlantes para indicar quién tiene el turno de hablar, el Círculo de la Dignidad (donde las personas indican cualidades de determinado compañero), ejercicios para despertar las manifestaciones de ternura, juegos o trabajos en grupo.  


Asimismo, después de la cuarta sesión se propone un ejercicio de evaluación de las y los participantes hacia el proceso, con miras a introducir mejoras en él oportunamente. En la sesión catorce se propone también el uso de la metodología El Cambio Más Significativo, la cual ayuda a registrar las principales transformaciones que las personas perciben a partir de su participación en el proceso. Se busca, de esta manera, afianzar una disposición colectiva hacia la reafirmación y el reconocimiento de los cambios logrados, así como mayor apertura a seguir trabajando por el bienestar individual y familiar. 

La metodología se puede trabajar de forma presencial, respetando el distanciamiento físico y los protocolos de bioseguridad en situaciones de pandemia

c. Temáticas

En los encuentros se revisan con las y los participantes diversos conceptos y actitudes;  son catorce tópicos centrales, los cuales coinciden con el número de sesiones recomendadas: trece son de abordaje temático y la final es de carácter integrador y festivo:

  1. Dignidad humana y familiar

  2. Paternidad y maternidad responsables

  3. Crianza con amor, ternura y límites

  4. Una familia funcional

  5. Comunicación, diálogo y toma de decisiones

  6. Viviendo sin violencia en el hogar

  7. Comunicación asertiva y transformación de conflictos

  8. Perdón y reconciliación

  9. Bienestar integral

  10. El cuerpo y la sexualidad

  11. Las finanzas del hogar

  12. El plan de vida de nuestros hijos e hijas

  13. Participación ciudadana

  14. ¡Celebremos la vida!

d. Recursos
Además de la entrega a cada familia de una libreta que le sirva para elaborar su propio diario, se sugiere contar con algún dispositivo para tomar fotos (cámara o teléfono celular), con el propósito de llevar un registro de las actividades, pero también de celebrar a las personas que participan en la última sesión, en la cual es recomendable que se entregue una fotografía y un diploma de participación a cada familia. 


En ese encuentro final también se contempla realizar un collage o exposición de fotografías sobre el proceso de participación, lo cual constituye una herramienta muy valiosa para celebrar los logros de las personas. Estos detalles incentivan a las personas a seguir esforzándose por mejorar día tras día. 


Adicionalmente, se requieren materiales para cada sesión, los cuales son de bajo costo y fácil acceso; también, un computador y dispositivos para reproducir música o videos para ciertas actividades; sin embargo, en estos casos se ofrecen alternativas viables que permitan el impulso de Familias Dignas aun cuando no se cuente con todas las condiciones de materiales y equipos que se indican.

 

e. Apoyo de otras organizaciones 

En Familias Dignas, la coordinación interinstitucional (iglesias, organizaciones de la sociedad civil, gobierno local, entre otras instancias) y el involucramiento de líderes y lideresas locales son indispensables para:

  • Promover y animar la participación de los hombres en las sesiones, superando actitudes de apatía frente a asuntos familiares que algunos suponen que son de responsabilidad exclusiva de las mujeres. 

  • Fomentar de forma integral el respeto por la diversidad, la solidaridad, la equidad y justicia en las relaciones y en los roles sin importar el género. 

“Le pido a  Dios que nos dé inteligencia, que no se nos olvide lo que escuchamos aquí y que lo pongamos en práctica con la familia. Estamos cambiando; (ahora somos) más cariñosos con mis hijos. En la familia hay respeto, más escucha, mejor comunicación.”


Testimonio de participante. Aldea Mulebac, San Miguel Ixtahuacán, San Marcos, Guatemala.

Las estrategias clave de facilitación de Familias Dignas pueden utilizarse como una iniciativa específica dirigida, o bien, como un componente de intervenciones más complejas de prevención de violencia, construcción de paz, cohesión social y desarrollo comunitario.


Toda entidad que desee aplicar esta metodología requiere comunicarse con CRS para establecer una alianza estratégica que permita potenciar esfuerzos y dar seguimiento a los procesos, con el objeto de aprender de ellos y mejorar las experiencias de trabajo en pro de las familias.  


CRS ofrece capacitación, certificación y acompañamiento a facilitadoras y facilitadores, para implementar y expandir la metodología con la calidad técnica y el calor humano que se requieren. 

 

La propuesta actualizada se ha aplicado con comunidades guatemaltecas desde el año 2020. Desde entonces, se vienen realizando evaluaciones internas que analizan diferentes aspectos: comunicación, solución de problemas, respuesta afectiva, involucramiento afectivo, control de comportamiento y funcionamiento general familiar. Los hallazgos han sido positivos, indicando mejoras en cada una de esas categorías.

Por otra parte, uno de los logros más importantes de Familias Dignas ha sido el poder estudiar y analizar las razones que obstaculizan la participación de los miembros del género masculino en proyectos sociales con familias (barreras) y, a la vez, aquello que la motiva, desde la opiniones de los mismos hombres y desde la de sus parejas. De ahí surgen las recomendaciones que se indican a continuación.

 

Desde esta metodología, surgen diversas recomendaciones que aplican para otros proyectos y experiencias

 

La necesidad de fortalecer la construcción de la paz desde la familia, como pilar social y humano, y de animar la participación de los hombres en los asuntos familiares, asumiendo actitudes y acciones equitativas con las mujeres, para superar tradiciones patriarcales dañinas, amerita replicar la metodología en diferentes contextos y países.

 

Isabel Aguilar Umaña

isabel.aguilar@crs.org 

+ 502 33033657

 

Asesora

Isabel Aguilar Umaña

 

Fotografías

Luis Cocón, CLD-CRS.

CRS

FICONPAZ

 

Consultores

Gloria Londoño • Carlos Henao

FICONPAZ

 

Todos los derechos reservados © Agosto 2021