top of page
  • Foto del escritorCaminando hacia la Paz

Asociación Civil Mujer Nunca Permitas

Empoderando para el ejercicio y respeto de los derechos humanos de mujeres adultas, adolescentes

y niñas.

 

Experiencias premiadas en el certamen Mujeres construyendo justicia y paz en América Latina y el Caribe - 2022, promovido por la comunidad de práctica Caminando hacia la Paz.

 

En México, la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, publicada en 2007 y reformada en 2017, establece un marco federal para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres, es decir, “cualquier acción u omisión, basada en su género, que les cause daño o sufrimientos psicológico, físico, patrimonial, económico, sexual o la muerte tanto en el ámbito privado como en el público” (artículo 5, IV). De igual forma, pretende garantizarles su acceso a unas condiciones que favorezcan su desarrollo y bienestar integral bajo principios de igualdad y no discriminación. No obstante, así como una golondrina no hace verano, la existencia de un marco jurídico no garantiza por sí solo el cese de diversas modalidades de violencias contra las mujeres y, en general, contra personas que se identifican con el género femenino.


En este mismo país, las estadísticas públicas relacionadas con las violencias contra las mujeres se obtienen, desde 2003, mediante la aplicación de la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares (ENDIREH), a cargo del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI). El último reporte data de 2016, lo que sugiere que la información no es precisa en la actualidad y que, por diversos motivos, no ha sido prioritario actualizarla. De todas formas, se sabe que en aquel año el 66.1% de las encuestadas (muchas de ellas indígenas) había sufrido al menos un incidente de violencia emocional, económica, física, sexual o discriminación a lo largo de su vida en al menos un ámbito (familiar, escolar, laboral o comunitario), ejercida por cualquier tipo de agresor: 49.0%, violencia emocional; 41.3%, sexual; 34.0%, física; y 29.0%, violencia económica-patrimonial o discriminación en el trabajo.


Ante el panorama desfavorable para el género femenino, han surgido en el país diversas organizaciones que buscan que el ejercicio y el respeto a los derechos de las mujeres de cualquier edad se hagan realidad y se consoliden en la cotidianidad, mediante cambios personales y colectivos, en contextos privados o públicos, físicos y virtuales. Es el caso de la Asociación Civil Mujer Nunca Permitas, colectivo con más de siete años de existencia, que cuenta con 200 integrantes provenientes de los 36 municipios del estado de Morelos (en el centro del país, colindante con el estado de México) y que a través de mediaciones e intervenciones descentralizadas y multidisciplinarias centra su atención en la formación, el acompañamiento y la atención integral a mujeres, niñas y adolescentes.


Lo más relevante de esta asociación sin ánimo de lucro es su gestión para empoderar, cohesionar y organizar a la sociedad civil, de tal manera que se incentive la conciencia y vivencia de la corresponsabilidad participativa de la ciudadanía en relación con los derechos humanos y, como parte de ellos, los derechos de las mujeres. Además, realiza su labor aplicando cuatro estrategias: investigación o análisis de la situación de las mujeres, atención psicológica, atención jurídica, y prevención y tratamiento de la seguridad ciudadana. Ello permite, según los responsables de la asociación, “brindar una aportación valiosa e integral para resguardar la integridad y el bienestar, asegurando la efectividad en cuanto a la resolución de los problemas de las mujeres del estado de Morelos”.


La perspectiva pluridisciplinaria y el relacionamiento con otras organizaciones de la sociedad civil y con diversas dependencias públicas también ha permitido a las integrantes de la asociación fortalecer y beneficiarse de las capacidades de comunicación y colaboración entre profesionales y entre los sectores civil, público y privado, aumentando la diversidad de perspectivas desde las cuales abordar soluciones, con el fin de salvaguardar los derechos humanos de las mujeres.



Por eso mismo, Mujer Nunca Permitas A.C. fue galardonada con el Tercer Puesto como una de las entidades con experiencias significativas y ejemplares presentadas en el certamen “Mujeres Construyendo Justicia y Paz en América Latina y el Caribe” 2022, organizado por nuestra comunidad de práctica, galardón que permite reconocer y apoyar sus logros, tales como:

  • Inclusión del tema de violencia de género en los acuerdos con candidatos en diversas elecciones a cargos públicos.

  • Realizar un seguimiento a la aplicación y el cumplimiento de las leyes y normas estatales, y conseguir que la violencia de género se identifique como un problema de derechos humanos de las mujeres que los estados tienen la obligación de afrontar.

  • Sensibilizar a diferentes sectores de la sociedad (académicos, medios de comunicación, gubernamentales, comunidades, etc.) para visualizar la violencia como un problema cotidiano que afecta a una proporción importante de mujeres en todas las sociedades actuales.

  • Impactar favorablemente en las vidas de muchas mujeres, en la mayoría de los municipios de todo el estado, brindándoles servicios y recursos necesarios para salir del círculo de violencia en el que se encontraban inmersas.

​“La atención que me ha brindado Mujer Nunca Permitas ha sido integral. Yo fui víctima de violencia familiar que derivó en un proceso penal. La asociación me ha acompañado durante el andar, no me ha dejado sola; he tenido asesorías jurídicas, atención psicológica, también me han integrado a su colectivo, incidiendo así en mi empoderamiento y crecimiento personal, pues he sido parte de sus múltiples actividades que me han permitido ayudar a más mujeres en situaciones de violencia”. N.O., asociada.

Así pues, los talleres, cursos, pláticas informativas y capacitaciones en diferentes comunidades para el público en general y a funcionarios gubernamentales con el fin de prevenir violencia de género en el hogar, las escuelas y los espacios de trabajo; las campañas de prevención que pretenden modificar las relaciones de género; el acompañamiento para realizar denuncias y hacer seguimiento de estas; la atención psicológica a las víctimas, a sus hijos y a otros miembros de sus familias, entre otros esfuerzos, hacen que el compromiso de esas entidades para con las mujeres valga la pena celebrarse, hacerse visible y apoyarse.

​“Pertenezco al Colectivo Psicólogas Sororas. Iniciamos hace tres años y debido a nuestra falta de experiencia en el tema con mujeres universitarias, me acerqué a Mujer Nunca Permitas para pedirles asesorías y acompañamientos a esas mujeres que solicitaban nuestro soporte. La asociación siempre nos brindó el apoyo que solicitamos, incluso nos aportó con capacitaciones para mejorar nuestro colectivo. Ayudan genuinamente y son una referencia estatal en la lucha por los derechos de las mujeres”. Frida Flavia Muro García, psicóloga.

Fotografía: @MujerNuncaPermitas

Con este premio reconocemos, entonces, a Mujer Nunca Permitas por su valioso y constante compromiso para evitar, como ellos mismos lo expresan, “la carga desproporcionada en términos de enfermedad e infelicidad que las violencias generan sobre las mujeres”.

 

Mayo 2023

106 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page