top of page
  • Foto del escritorCaminando hacia la Paz

Proyecto Paz y Justicia

Iglesia Evangélica Menonita Hondureña - En el municipio de La Ceiba, su Proyecto Paz y Justicia construye bienestar y esperanza para cientos de niñas y mujeres.

 

Experiencias premiadas en el certamen Mujeres construyendo justicia y paz en América Latina y el Caribe - 2022, promovido por la comunidad de práctica Caminando hacia la Paz.

 

Por más de 30 años, las personas en condiciones de vulnerabilidad por diversas causas que residen en La Ceiba, cabecera del departamento de Atlántida y quinta ciudad más poblada de Honduras, han encontrado en la Iglesia Evangélica Menonita Hondureña una mano amiga que sin juzgar, con decisión, organización y persistencia, trabaja por promover la justicia y la armonía individual y comunitaria bajo la inspiración del Shalom, concepto eclesial de bienestar integral que considera que las acciones concretas orientadas al respeto de los derechos humanos culminan siempre en condiciones que promueven la paz.


Hace más de doce años esta iglesia empezó a ejecutar en el municipio y en otros del departamento, ubicado en la llanura costera del Caribe, su Proyecto Paz y Justicia, orientado a prevenir y atender diversas formas de violencias ligadas a conflictos comunitarios, acompañar de forma integral a personas infectadas y afectadas por VIH/sida, y rehabilitar personas privadas de la libertad. Y hace algo más de cinco años puso su foco con especial esmero en una grave situación de la región: el embarazo infantil y la vulneración de los derechos de la niñez, “realidad que ha llevado al país a ser tristemente reconocido como el segundo de Latinoamérica con mayor índice de embarazos en niñas, lo cual, de forma evidente e inevitable, afecta el desarrollo psicosocial y económico de ellas, sus hijos o hijas y sus familias; impacta negativamente en sus oportunidades para lograr mejores condiciones de vida, y perpetúa los ambientes que propician la pobreza, la violencia doméstica y la vulneración de los derechos humanos en general”, de acuerdo con los responsables del proyecto.


Ese componente de Paz y Justicia, que es apoyado por la Comisión de Acción Social Menonita, busca bienestar para todas las niñas, adolescentes y mujeres adultas del municipio, mediante el favorecimiento de ambientes pacíficos y justos caracterizados por la prevención y la respuesta decidida ante abusos, prácticas culturales y creencias nocivas que se sufren desde temprana edad, entre ellas, las de tipo sexual y las que llevan a los embarazos forzados. De ahí que las estrategias definidas en el proyecto se orienten, con cooperación interinstitucional e internacional, a la educación, el cuidado y la protección de víctimas reales y potenciales, por una parte; por la otra, a la incidencia en las decisiones del gobierno local para la promoción de los derechos humanos con énfasis en los de la niñez; la promoción y la veeduría para el cumplimiento de políticas públicas y gubernamentales; la coordinación con los operadores de justicia (policía, fiscalía y juzgados) para hacer más eficientes los servicios que estos brindan a las niñas y mujeres en correspondencia con las leyes del país; la sensibilización sobre la temática de violencia doméstica y la de género en sus diferentes manifestaciones; la educación y conformación de grupos de apoyo a lideresas comunitarias para el acompañamiento y la denuncia de casos de violencia contra las mujeres y las niñas; la atención legal, psicológica y el seguimiento en procesos de formación para el emprendimiento económico de las mujeres sobrevivientes del municipio, y para evitar o disminuir la dependencia económica de las mujeres hacia sus agresores.


Por eso mismo, por sus esfuerzos y frutos, el Proyecto Paz y Justicia de la Iglesia Evangélica Menonita Hondureña recibió mención honorífica en el pasado certamen Mujeres Construyendo Justicia y Paz en América Latina y el Caribe de 2022, organizado por nuestra comunidad de práctica.



Con esta mención deseamos reconocer, valorar, apoyar y visibilizar lo alcanzado hasta el momento con ese proyecto que cuenta ya entre sus logros más destacados el haber conseguido, en 2021, en coordinación con el Sistema de Garantías de Derechos de la Niñez, la aprobación de una Política Municipal para la Prevención del Embarazo en Niñas, así como la de una ordenanza municipal denominada “Libres de Acoso”, para sancionar y erradicar el acoso sexual callejero, práctica que, aunque popular, representa una violación al derecho a una vida libre de violencia, de acuerdo con la Convención para la Eliminación de toda Forma de Discriminación Contra la Mujer (CEDAW), vigente desde 1981 para todos los Estados miembros de la ONU.


Además, se resalta el implementar en los centros penitenciarios su programa Alternativas a la Violencia (PAV), dirigido a personas privadas de libertad, entre ellas mujeres, con el cual canalizan la atención médica y psicológica, y se incentivan relaciones interpersonales y recreativas para contribuir a la colaboración, el buen trato y la justicia social, en coordinación con el Mecanismo Nacional de Prevención CONAPREV. Y cómo no, el ser ejemplo para otros lugares e instituciones, al coordinar acciones con la academia y con el Comisionado Universitario para los Derechos Humanos, de tal forma que las estrategias y el modelo de intervención y mediación social que utiliza se replique en otros municipios del país.

​“Estos logros se construyen con el apoyo de la Red Contra la Violencia hacia las Mujeres y las Niñas (RCVM) de La Ceiba, espacio integrado por organizaciones e instituciones lideradas en alto porcentaje por mujeres sensibilizadas, educadas y experimentadas en la temática, que ofrecen servicios de atención a sobrevivientes de la violencia por razones de género. Así mismo, los proyectos de incidencia han sido liderados por grupos de niñas del municipio, con el respaldo económico del programa y organización internacional Levantemos (en inglés, Rise Up), y con el acompañamiento técnico y la ejecución de la organización eclesial del Proyecto Paz y Justicia. El trabajo se realiza desde la experiencia de trabajo en pro de los derechos de las niñas y las mujeres y con la participación en un 90 % de ellas, incluyendo pertenecientes a las etnias del municipio como las afrodescendientes y las misquitas en un porcentaje menor”, menciona una de las licenciadas que es parte del proyecto.

También destaca que, en alianza con otras organizaciones del municipio que integran la RCVMN, se haya creado en La Ceiba, la Oficina Municipal de la Mujer (OMM), así como la apertura de la Casa Refugio Ixchel para mujeres sobrevivientes de violencia doméstica. También, que se haya consolidado una Escuela Municipal de Género, cuyos contenidos son planificados y orientados por dichas entidades, y que se haya logrado la apertura y el funcionamiento de la Fiscalía de la Mujer y la de un juzgado exclusivo para casos de violencia doméstica, todos resultados positivos para la respuesta en justicia, atención y protección.

Además, “hemos luchado porque en la región se mejore la investigación en los casos de muertes violentas de mujeres y femicidios, pues este es un factor debilitado que se evidencia en la poca judicialización de los casos y en el alcance de altos índices de impunidad en el país y en la región; acá, por ejemplo, andan alrededor el 94%”, explican.

Fotografía: Facebook Proyecto Paz y Justicia

Y es que la Iglesia Evangélica Menonita Hondureña, por medio de su iniciativa, forma parte de las organizaciones de sociedad civil que están avaladas para validar los casos de femicidios en la región, acción que realizan por petición y en coordinación con el Instituto Universitario en Democracia Paz y Seguridad (IUDPAS) de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), organismo que a su vez facilita al Proyecto de Justicia y Paz y los procesos de tecnificación en la materia para la debida y experta clasificación de los casos.


Así, la mención al Proyecto Paz y Justicia por parte de nuestra comunidad de práctica Caminando hacia la Paz es una forma de ayudar a destacar la inestimable labor realizada por nuestros hermanos en la fe, de tal forma que puedan continuar, como nos menciona su representante, “modelando comportamientos dignos de imitar por la sociedad, para que afectemos positivamente la sociedad hondureña en que nos toca vivir”, pues como decía Mahatma Gandhi, “no hay camino hacia la paz, sino que la paz es el camino.”

 

Mayo 2023

54 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page